Entre Adicción Seda Y Locura (Encuentro Literario)



No hay hombre que resista
la mirada tibia de tus ojos,
tu pupila hace que se derrita
hasta el más frio de los enojos.

La noche se hace conjetura
entre adicción, seda y locura,
que hay deseos  trémulos y puros
por los que quitarnos los conjuros.

La seda de tus medias insinuadas,
mis manos bajo tu falda rajada,
palpando la carne de tus muslos apretada,
dos cuerpos buscado las intersecciones deseadas.

Un abrazo evaporando la distancia
mi nariz en tu cuello inspirando tu fragancia,
la laxitud de unas caricias en tu piel de seda
y un no sé cuánto, aguantar yo  pueda.

La adicción devorándonos  a impulsos
golpes agudos de efervescencia y calor
desatalajamos las ropa sin pudor,
pues desnudos
los sentidos preludian mejor.

En el valle de tu cintura
pasta mi lengua entre tu calentura,
tu sol  ilumina el temblor
a este aprendiz de seductor.

Y los caminos se van haciendo estrechos
cuando mi tacto se hace espontaneo en tu pecho,
quizás el camino por andar
ya este casi hecho.

Tú y yo en la adición del sexo perfecto
buscando los placeres espontáneos
locos por agotar el trayecto
que nos lance a mundos lejanos
donde el amor demuestre lo que nos deseamos.


11 comentarios:

  1. Eroticas tus letras con mucha intensidad como la fotografia
    que tengas un feliz dia

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Erotismo con intensidad, me gusta esa mezcla, gracias por tu comentario Slave.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Acabo de ser arrollada
    por un huracán de letras
    que ha despertado
    mis ansias y mis deseos.
    Tanto deseo
    tanta pasión
    entre la letras
    me ha cogido a traición.

    preciosa y apasionada entrada.
    una delicia.

    una lluvia de besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias maduixeta, si eso es así se que mereció la pena escribirlo.
      Besos.

      Eliminar
  3. Me han encantado tus versos, amigo Agapxis, en este nuestro encuentro literario, en el que se cruzan nuestras letras haciendo de tus versos un mundo sensual que acaricia nuestras pupilas, la verdad es que, cada día me asombras más con tus poemas, es un auténtico placer leerte y versar entre las caricias de tus versos, he aquí la inspiración que tus preciosísimos versos me han dictado, y te doy las gracias por ese "lujazo" de poema que me has regalado en tu comentario para mi blog, que es un "diamante".

    Un beso, y mi total admiración, poeta.

    La mirada de mi alma
    se derrite en el horizonte
    del cauce de tus labios
    en la noche sentida,
    en el día vivido,
    en el latido desbordado.

    Tus manos palpan
    la seda de mis pestañas,
    los labios de mi sonrisa,
    mi piel de seda erizada
    entre el tacto de tus dedos.

    No hay camino más plácido,
    ni sendero más cercano
    que nuestros cuerpos abrazados
    y nuestras manos enlazadas
    entre las letras dictadas
    desde la poesía versada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes que el lujazo es el mío por poder encontrarme contigo en este proyecto del que están saliendo tan bonitas letras y más lujazo estas perlas de inspiración que me dejas en tus comentarios.
      Gracias y un beso María.

      Eliminar
  4. Imagenes que nos llevan de la mano por el estrecho camino de la pasión. Dibujas con tus versos lugares que se exploran y acercan al lector hasta hacer suya el verdadero significado de adicción. Gracias por compartir, Un placer leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El placer es mío Susana Jiménez palmera, gracias por tu comentario.

      Eliminar
  5. Casi me pierdo esta composición por tener una agenda demasiado apretada.
    Aún he llegado a tiempo de perderme entre tus versos tan sensuales, que ayudan a soñar en una noche tan gélida. Te felicito por tu obra.

    Un abrazo, Agapxis.

    ResponderEliminar
  6. A si es el tiempo se consume en los que haceres y nos deja tiritando el pasear por la blogosfera.
    Pero siempre hay un ratito para darnos una vuelta por los Blog que nos gustan, gracias por regalarme unos minutos de tu preciado tiempo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Un bello conjuro el de este aprendiz de seductor entre caricias de seda, tacto, lujuria, y sexo perfecto, y el todo rociado por una noche de locura.
    Besos, Agapxis.

    ResponderEliminar

Hola. Gracias por tu comentario.