Cautiva.



Se acercó cautiva
y prisionera se lanzo
a poner un beso en mis labios
que nunca olvidare yo.

Se alejó altiva
y me dejo condenado,
adicto al beso
que ya nunca más me dio.

No puso en mi piel mano
ni palabra con la mía cruzo,
tan solo fueron sus ojos
los que inmortales hablaron 
y en mi alma y silentes se quedaron.

Cautiva, mi corazón la llamo
y la dejo navegando
en las alcobas de mi corazón,
mis ojos cerrados
prisioneros de su sin razón,
más duerme entre mis versos
por un beso que me dio,
la cautiva que a mí me cautivo.




4 comentarios:

  1. Cautiva y presa de tus versos me has dejado.
    Cuanta sensibilidad y seducción.
    Puedo sentir su mirada y su beso entre tus versos.
    Precioso, encantador poeta.

    una lluvia de besos

    ResponderEliminar
  2. Existen seres que se tatúan en nuestro corazón, piel y alma. Muy bello amigo.
    Una rosa y un beso.

    ResponderEliminar
  3. Cautiva e inmortal, prisionera de tus versos.
    Sinceramente me acabo de entregar a tu poema. Precioso y bello cada verso, cada estrofa, amigo Agapxis.

    Un abrazo y feliz domingo.

    ResponderEliminar
  4. Cautiva me dejan tus versos cada vez que los leo, mis pupilas se oxigenan de la luz de tus palabras, que desprenden tanta sensibilidad, la verdad es que siempre es un placer leerte, poeta, no dejes nunca de latir poesía.

    Un beso.

    ResponderEliminar

Hola. Gracias por tu comentario.