A Vuelo



Se sentó al lado de su sombra dormida y contemplo su sueño.

Despego sus brazos en ondulantes movimientos, con el temor en sus ojos decidió lanzar su frágil cuerpo a las hechuras del aire, su ímpetu buscaba vencer la esperanza a golpes de ánimo, en su intensidad trazo pequeñas verticales de ilusión que levantaron sus pies del suelo y empezó a ver la perspectiva de su mundo desde las atalayas del cambio.
Se encontró con una locura fresca y decidida, que le esponjaba la vida de caricias y susurros de libertad, en su ángulo de despegue y mientras se concentraba en sus anhelos, veía las ataduras al espacio que le ofrecía la vida, sentía el cansancio de sus músculos entregados al esfuerzo de su empeño por volar en el espacio de sus sueños, cerró los ojos y sintió el roce de su voluntad contra el aire, en su oscuridad planeo con suavidad envuelto de destellos de luz y procedentes de la felicidad que emanaba de su cuerpo, se dio cuenta que su conciencia se perdía en el fondo de su ser, en un intento de dialogo con sus virtudes, que le dijeron las claves de la sencillez y la humildad, fue entonces cuando abrió sus ojos concibió que su fantasía lo había elevado tan alto que si caía destrozaría sus esperanzas, intensifico cada uno de sus movimientos con esfuerzos y estrategia que lo mantuviesen en su firmeza de vuelo.

Y se dirigió al sur de sus instintos, tras las horas que prepararían su estrategia a la cual se aferraba, se colocó en el camino de la persistencia y el coraje donde conoció la sabiduría de que los golpes y las caídas son para entender que la vida está llena de trabas, pero que caer no significa perder sino renacer, aprendió a compartir su sabiduría la que recogía  en el camino a la verdad y se separó de las sombras que no le dejaban ve el espíritu propio y el de los demás.

De repente se dio cuenta que no necesitaba mover sus brazos, que con solo estirarlos conseguía mantenerse a flote y miro hacia abajo, su semblante empezó a cambiar, los miedos empezaron a desaparecer mientras una sonrisa de seguridad subía por su pecho directa a colocarse en sus mejillas, fue entonces cuando vio con claridad que podía llegar donde quisiera que todo era sencillo, que su fuerza la llevaría a la conquista de cualquiera  de los mundo de experiencia que se propusiera, todo era cuestión de tesón y esfuerzo y sobre todo de ofrecer  humildad de para con la vida, abrió sus ojos y se dejó caer, puso sus pies en el suelo y dejo de mirar su sueño y vio un hombre seguro que no aceptaba los pasos de la vida sin antes no comprenderlos, un hombre capaz de conocer y tomar las aptitudes necesarias para seguir su camino.


… y despertó.


Imagen: de la red.

6 comentarios:

  1. Lo has bordado con hilos de jade. Una divinura. Tan bien escrito que no imaginé el final hasta que me encontré con él. Y mientras escucho esa canción tan linda que acaricia el alma.
    ESCANDALOSAMENTE HERMOSO " ¡APLAUSOS !
    Un abrazo gigante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Halagador y estimulante tu comentario maría del carmen por venir de alguien a quien admiro por su forma de escribir.
      Un abrazo gigante también para ti.

      Eliminar
  2. Intentar flotar, nos dejamos las energías por fluir. Temiendo los cambios. Y de pronto... todo se vuelve más sencillo, más llevadero, menos pesado.
    Un sueño totalmente renovador. Visualizar el propio sueño.
    Me ha gustado mucho ese comienzo:
    Se sentó al lado de su sombra dormida y contempló su sueño. Ahí se encierra todo.

    Mil besitos, amigo Agapxis y feliz jueves.

    ResponderEliminar
  3. Pues si amiga Auroratris hay se encierra y es que muchas veces no somos capaces de creer en lo que anhelamos y soñamos y nos perdemos la oportunidad de experimenta, aprender experimentándolos y luchando por ellos, tendríamos que salir de nosotros mas amenudo para comprobar que clase de personas somos, en lo que fallamos y que es lo que podríamos hacer al respecto,eso si, de una forma sincera y una forma de empezar seria comprobar si somos capaces de luchar lo que anhelamos.

    Gracias por estar, un beso.

    ResponderEliminar
  4. Pero qué bonito lo que has escrito, amigo Agapxis, a veces, me dejas sin palabras cuando te leo.

    Dejarnos llevar por los sueños, alzando las alas, sin temor a caer, siempre hacia arriba y hacia adelante, y si nos caemos, volvernos a levantar, pero siempre sin romper los sueños ni dormidos ni despiertos, porque ellos nos hacen ser más libres, construyendo muchos sin barrotes donde todo puede ser posible.

    Un placer siempre leerte, mi total admiración por tu manera de transmitir, poeta.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por tus palabras María nunca dejes de luchar por los sueños, tenemos que volar de la realidad y comprende que los anhelos que creemos imposibles están hay para alcanzarlos y a veces lo que pensábamos que nunca nos podría llegar, llega casi sin forzar y sin darnos cuentas, los soñadores acaban siendo personas de una especie diferente algunos lo llaman locos pero seguro que detrás de esas apariencias hay gentes que han adquirido una seguridad en la vida que les hace advertir cosas que los demás ni imaginan.
    Para mi sabes que siempre es un placer sentir tus palabras de aliento que me hacen volar lejos en mi motivación para escribir.

    Un beso.

    ResponderEliminar

Hola. Gracias por tu comentario.