Estrellas



Sus dedos señalan las estrellas
sabia que estaban fuera de su alcance
tal vez eran demasiado bellas
para con las manos poder tocase,
cerro los ojos para escaparse
y abrió las hojas de una ventana grande
y de par en par el nocturno se colocaba,
como la ceniza espesa y neutra
de los sabios efímeros dispuestos a la tragedia,
la noche seguía alrededor de las estrellas
y llenaba de ebria desquicia sus intenciones,
su inteligencia desacreditaba los privilegios
que podían otorgarle el sentirse soñador,
enfurecido, cerro al paisaje otra vez sus ojos
y se lanzó a la vigilia de los valientes
sintió las náuseas debajo de su pecho
donde quizás nunca hubieron mariposas
que durmieran en su mismo lecho
y le dejaran palabras cautelosas
que llenaran sus espacios
de febriles arrumacos
o vendaran sus terapias
de conciencias ajadas,
que siempre se clavaban
como espadas perfiladas
entre los gritos que se exhalan.

Pero la noche seguía estrellada
y su cabeza a la almohada pegada
la  abstinencia clavada
y una neurosis depravada,
la vigilia adelante
y un café en la mesita
con tres calmantes,
un desierto de silencio 
y un verbo lleno de llanto.


                                                    A veces las estrellas que más brillan son las que duelen.

Imagen: de la red.

11 comentarios:

  1. Siento dolor en tu poema, Agapxis. Es de una belleza infinita, con cuidados versos que desgarran el alma. Cierras con un final doloroso, angustiosa es la soledad... Y no me queda más que darte la razón, las estrellas que más brillan son las que duelen.

    Triste y bello.


    Mil besitos, poeta, para esta calurosa noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Iluminan las noches, te roban el tiempo, absorben todo y te encandilan haciéndote servidor de su apoteosis y siervo de su belleza.
      Y tintilean seductoras e imposibles de olvidar y alcanzarlas.
      A si son las estrellas Auroratris.
      Mil besos.

      Eliminar
  2. A veces resulta imposible poder conciliar el sueño, y hasta dan ganas de contar las estrellas, a veces, la noche se hace penumbra y las paredes se agrietan, a veces, las pesadillas acechan y la noche es un calvario, a veces, todo da vueltas y nada se encuentra...

    Me encantó volver a leerte, amigo Agapxis.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y en la noche brillan como finos luceros que levantan altares de sincrónica plegaria dispuestos al ruego de la voluntad.
      Se conjuran con la luna y te hacen perenne y adicto a su sustancia y esencia.
      Yo siempre encantado de que estés en mi poesía.
      Besos Maria.

      Eliminar
  3. Te dejé ayer un comentario, no me digas que se perdió amigo Agapxis? Ya me dices, si es así volvería a dejarte otro.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Preciosísimo Agapxis !
    Este poema es tan bello que duele. Suele pasar no es fácil vivir., menos aún cuando entran a tallar los amores contrariados..
    Toda mi admiración poeta.
    Un abrazo gigante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu sentido es tan acertado y tu gusto tan exquisito, quizás hayas caminado por el mismo camino y al abrigo de las mismas posadas.
      Gracias dulce maestra es un placer que estés cerca.
      Abrazos como los tuyos de gigante.

      Eliminar
  5. Todos llevamos la vida y la muerte danzando en las venas. Existen momentos en que el caudal es oscuro y otras veces rojo. Grandes pensamientos para renacer después del dolor. Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  6. Oscuro como los moratones que golpean la la vida consciente y rojo como los derrames de amor que a veces o incluso siempre es inalcanzado, esa liquidez que inunda las almas y las ahoga de soledad.
    Un abrazo Paty.

    ResponderEliminar
  7. Hay que entrar de puntillas a leer este texto, muy despacito para no hacer ningún ruido, para no romper la magia y el encanto de lo profundo y bello.

    Besos, Agapxis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es modestia, pero salió algo muy bonito y es que cuando la inspiración te coge... bueno , es que se desborda uno casi sin darse cuenta.
      GRACIAS MISTERIO, por dedicarme instantes de tu preciado tiempo es ilusionante que me lean, quienes tienen sensibilidad y misterio, pero que lo hagan sobre poemas pasados y sepan donde deje una buena esencia, eso, me hace feliz.
      Un beso.

      Eliminar

Hola. Gracias por tu comentario.