Arriesgándome.



Quisiera arriesgarme a escuchar a la esperanza rota que me susurrar tu nombre en las noches de desdén, donde el tiempo se consume en suicidios ingratos que buscan tus ojos.
Y es que, te cuelas en mis sueños, amedrentando tu ausencia como una campana nueva que replicase su grito para lanzar su custodia a  los oídos ajenos y te busco en lo más profundo de mi sonámbula incertidumbre donde crece un lecho de magnolias de blanco inmaculado, que quisiera remover con mis mano para moldear tu figura, es tan difícil adivinar tus ojos... cuando ni si quiera se han hecho visibles a mi imaginación, esa que en mis sueños toma directrices de los vuelos de ansiedad en que has convertido las horas de mis días.
Me estremezco abrazándote sin fondo que sacie mi síntesis de ti y en el naufragio de esta tormenta de ausencia, me aferro al espacio de una luna que lleva clavada tus ojos, tan lejanos como la sombra a la que me entrego en los silencios cargados de delirio por los que te recorro intentando llegar a tu alma.
 Te haces verdad inalcanzable, entre los diablos de esta noche, en la que se revela mi esperanza, mientras calculo mi riesgo, pero no tengo miedo de bordar tu nombre al firmamento de mi cuerpo y revelarte entre imaginarios deslices que aplaque esta sed de ti.
 Ahora necesito la urgencia del tacto de tus labios que me tienen huérfanos de confirmarte, el calor inconcluso que no consigo sentir al emanarse de tu piel, ese sentir de precoz locura que solo tempera a la vera del aferro de tu cuerpo y no quiero cerrar los ojos y seguir con la esperanza rota de alcanzarte, no quiero que me invada tu ausencia y se marchite este sueño de ansiado amor, por el que camino sin caminar siquiera en ti.    

Imagen: Autor desconocido.

8 comentarios:

  1. La urgencia de la carne , en la ausencia puede ser un infierno letal .. o un paraíso ensoñado... a veces se hace imposible a renunciar a ambos cuando el deseo habita y el alma reclama

    un beso en la noche

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El deseo se aprende a dominar y controlar, lo difícil es convencer al espíritu de la falta, quizás sea por ese constante reclamo del alma.
      Gracias por tu huella Piel.
      Besos

      Eliminar
  2. Hola poeta !
    ¡mmm!... qué difícil de soportar es la ausencia del ser amado Puedo darte cátedra.
    Me encanta este poema, visceral y contundente . ¡Una joyita!
    Toda mi admiración.
    Un abrazo gigante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás tendrías que darme muchas lecciones mi querida amiga María del Carmen, yo tan solo soy un poeta ahogándose en la vida y con mucho que aprender para salir a flote.
      Gracias por tu admiración que en mi se hace mutua.

      Y un abrazo gigante.

      Eliminar
  3. ¿Tú sabes lo que has escrito hoy? ¡no! no creo que lo sepas, pero te lo digo yo ahora mismo. Hoy tu entrada la escribiste con la tinta de oro, me parece de una belleza incalculable esta prosa tuya, que seguro no sabes muy bien valorar, pero yo te lo hago ver, porque para mí, es de los textos más bellos y sensibles que te he leído en los últimos meses. De oro extremo es tu sensibilidad, elegancia y belleza palpable, arte y prosa, prosa y arte, manantial divino tesoro el que hoy ha fluido por tu inspiración, de auténtico lujo, la verdad es que no tengo palabras suficientes para definir lo mucho que me ha gustado, incluso, iba a elegir un fragmento, pero al final he preferido no elegir, y quedarme con todo el texto.

    Mi admiración, un aplauso muy fuerte y un beso dulce entre perlas sedosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria cuando ley tu comentario lo primero que me vino es una pequeña sonrisa y un rubor de adrenalina recorriendo mi cara, sabes, yo se lo que he escrito, es algo que ha salido de muy dentro, pero yo sigo sin tener en mis manos capacidad para escribir con la belleza y dignidad que se merecen un texto, soy un paleto de las letras, quizás con mucha sensibilidad y ternura, pero tan solo un aprendiz de escritor o poeta.

      Siempre gracias por tus huellas tan bonitas y que tanto me llenan y un beso por tu gran y sincera amistad.

      Eliminar
  4. No sé ni qué decirte porque tú lo has dicho todo, amigo poeta. Te has quedado con todas las palabras y solo me has dejado fonemas inconclusos que aún uniéndolos no consiguen expresar la magnificencia de tu misiva.
    Mi admiración se inclina en una humilde reverencia.

    Mil besitos, Agapxis y feliz noche de martes.

    ResponderEliminar
  5. De verdad, un millos de gracias por sentir a si mis letricas y por ese valioso tiempo vuestro que le dedicáis a ellas.

    Mil besitos

    ResponderEliminar

Hola. Gracias por tu comentario.