....................................................

Un Poema En Tu Piel (Recuerdo)



Este poema esta dedicado a alguien que siempre esta y estará en mi corazón. Un recuerdo que se escrito el 15 de Marzo de 1989. 

Algún día te escribiré un poema,
con mis dedos sobre tu blanca piel,
trazaré renglones de deseo en vena
e incrustare palabras de lujuria en él,
acariciaré tus labios con sonetos
de palabras que tú sentirás rimar,
morderé en tu cuello tercetos,
con los que no cesarás de suspirar
y serán los bellos cuartetos
los que con la pluma
mis dedos escribirán,
tenderé mis manos en impares  romances,
hasta que  mis dedos tus pechos alcancen
y las estrofas se harán goces,
mientras las coplas te estremecen
con coquetas redondillas,
que en tu ombligo harán cosquillas.

Serán las largas y tristes elegías
las que rozaran tu vientre,
en dolorosas y melancólicas melodías,
que sellaran tu piel excitada y caliente
y en tu espalda dejare un acróstico,
de pasión ardiente infinita,
estampada con el calor de mi cuerpo,
que se fundirá en una oda explicita,
bajo el rotulo de una estrofa bucólica,
que calme tu corazón en vilo,
por la firma de un serventesio esquivo

y un pareado comprimido.

Imagen: Autor desconocido.

El Silencio Del Piano (Encuentro Literario)



Yo no sé si soy un hombre disfrazado de poeta o tal vez un poeta que tomo posesión de este cuerpo de hombre,  quizás mi corazón no necesita la fecundación de la conciencia, yo sé que los atardeceres sangran palabras y que las noches, bueno… las noches son para ti.

Mi deseo florece a la luz de la luna y espera sentado delante de un piano en el que pongo mis dedos despertando notas de esperanza, quisiera borrar mis pasos en la tarde, tras los vaivenes  de mi imaginación que se embelesan mecidos entre las corcheas que desvirgan mis dedos y los silencios de las fusas, donde cobijo mi mirada mientras suelto amarras a la luz de una luna plateada, tan romántica como inalcanzable, que en el comienzo de la noche entra por la ventana y que acaricia las mejillas de tu cara de musa, tu bella cara de musa.

Pero estas hay sentada, con la sonrisa terciada hacia mí, humedeciendo tus labios con la punta  de tu lengua, jugando entre la contraluz de esa luna maldita que besa tu piel, ofreciéndome generosa e inmaculada la belleza de tu cuerpo desnudo y tus ojos se cierran perdiéndose en el abismo en el que tu cabeza se contonea, bailando una danza perfecta entre tus hombros al compás de las polifónicas notas de este piano.

Los acordes suenan, mientras cierro los ojos, cancelando la conciencia y desnudando el pensamiento,  ahora hablan la música y los sentidos a través de la imaginación de un hombre poeta o de un poeta convertido en hombre, se revela el instinto en el tacto de tus manos acariciando mi cuello, mientras, cruza ligero  como un rayo de hielo que escarcha en unos segundos esa odisea ardiente que provocas y cruza por mi interior.

Poderosa como nunca, me licitas casi tan trémulo como efímero un beso en mi nuca, mientras tus manos se deslizan serpenteando sobre mi pecho hasta conseguir la catarsis de las ultimas notas de este piano que calla en silencio, cuando mis manos huyen alentadas por el deseo de sentir el tacto de tu piel y en la penumbra el deseo se hace beso, ardor y entrega  y en el silencio mueren las notas de una melodía imaginaria que hace que en  la noche se olvide la música y surja el encuentro dictado de una musa y un poeta inspirado. 

Imagen: Extraída de la red. 

Flotar



Aveces floto en un verso
donde mi mente es desasosiego,
tan vehemente es mi consuelo
que mi ojo se derrama en duelo,
por el camino inaccesible
amor no es verbo tangible
con el que yo contigo soñase,
más mi prudencia tiende a columpiarse
en un giño de agitada desazón
que mantiene loco mi corazón.

Y si en la locura
la palabra es musical dulzura,
el verso que flota entre algodón
no sabe si posarse en tu corazón
o en mi corazón.


Imagen: My Midnight Book - Catrin Welz-Stein

Entre Adicción Seda Y Locura (Encuentro Literario)



No hay hombre que resista
la mirada tibia de tus ojos,
tu pupila hace que se derrita
hasta el más frio de los enojos.

La noche se hace conjetura
entre adicción, seda y locura,
que hay deseos  trémulos y puros
por los que quitarnos los conjuros.

La seda de tus medias insinuadas,
mis manos bajo tu falda rajada,
palpando la carne de tus muslos apretada,
dos cuerpos buscado las intersecciones deseadas.

Un abrazo evaporando la distancia
mi nariz en tu cuello inspirando tu fragancia,
la laxitud de unas caricias en tu piel de seda
y un no sé cuánto, aguantar yo  pueda.

La adicción devorándonos  a impulsos
golpes agudos de efervescencia y calor
desatalajamos las ropa sin pudor,
pues desnudos
los sentidos preludian mejor.

En el valle de tu cintura
pasta mi lengua entre tu calentura,
tu sol  ilumina el temblor
a este aprendiz de seductor.

Y los caminos se van haciendo estrechos
cuando mi tacto se hace espontaneo en tu pecho,
quizás el camino por andar
ya este casi hecho.

Tú y yo en la adición del sexo perfecto
buscando los placeres espontáneos
locos por agotar el trayecto
que nos lance a mundos lejanos
donde el amor demuestre lo que nos deseamos.


Gotas y Suspiros De Amor (Encuentro Literario)



La noche se estrellaba en el alba, las horas se desvanecían, como los vapores etílicos del vino, en las atalayas de un reloj de pared incapaz de avanzar al futuro.
Sobre la mesa yacía un cuaderno envejecido abierto de par en par junto a una copa de cristal ya casi vacía, columbrada por un beso de carmín que florecía a la contra luz de una vela casi marchita, el silencio era el impulso para abrir las brechas en la noche, que como  todas las noches se deshacían en arrebatos de insomnio, que la llevaban a plasmar girones suaves y adormecidos  de un amor extirpado que se resiste a salir de la esperanza de su  corazón.

Ella escribía sobre el blanco de unos renglones tenues e imperfectos, donde los espacios eran suspiros olvidados por los que se deslizaban gotas de amor que humedecían el olvido, de los suspiros  brotaban al compás de sus lágrimas versos insonoros y quebrados que tronaban como una tormenta seca en el eco de su silencio.

Y la noche se hacía imaginación, una imaginación preñada de realidad y abrazada a su corazón, la soledad se atenuaba en el vuelo de sus suspiros y en el rasgado de sus letras que con impermeables de seda se protegían entre la lluvia de gotas de amor que corrían entre los blancos valles del papiro saturado de gotas de amor,

Los versos se estremecían una y otra vez entre sus dedos, sobre las hojas blancas y enlutadas con cicatrices negras por las que se escapaban las palabras, como mariposas impolutas volaba la dulzura de los recuerdos de un amor imposible de olvidar, engendrado en las víscera latente que impulsaban por su sangre el veneno de la ternura y el deseo, que le robaban todos los días las fuerzas por seguir viviendo entre los claros de realidad.

La noche se hundía una y otra vez en los brazos del silencio y su mente se abrigaba entre las gotas de impotencia que se deslizaban por sus mejillas, cuando en su recuerdo se conjugaba el nombre propio de sus suspiros, en ellos se exhalaba la serenidad suficiente para abrir las ventanas de sus hoy desnudos momentos de felicidad.

Al ritmo de una sonrisa, casi arrojada con valentía sobre su cara y con la vista por encima de la llama de la vela, por donde el capricho del ambiente bailaba con su imaginación y trazaba humeantes dibujos que se desvanecían sin conseguir ir a ninguna parte, surgían  los versos de calma y las historias de aromas con sabor a pieles saladas, las fragancias de los besos tupidos de escalofríos casi ya olvidados, las miradas que estremecían y los susurros que la encandilaban, si,  allí se hacían eternos, ente el refugio cálido de sus manos y las inquietudes volátiles de su mente se forjaban líneas quebradas en los antojos de un silencio lleno de gotas de amor y suspiros.

“A veces es difícil olvidar las marcas
de un amor que late constante”

Imagen: Extraida de la red. 

Campo Blanco De Amapolas



Tu palabra viento ligero
de Infinita seducción,
despertar inquieto
de este pobre corazón.

El mundo gira despacito
en un campo blanco de amapolas,
sueño de musa exquisito
trazado con bellas aureolas.

Campo blanco de amapolas
por donde despegan sus  alas,
versos de infinita pasión
dictados desde el corazón.

Tu pluma serpentea atrevida
frágil como  lágrimas de claro cristal,
entre notas escondidas de vida
y  lágrimas de suspiro fractal.

Campo blanco de amapolas
donde espera el elíptico tiempo,
la siembra de palabras almizcladas
en surcos despiertos de talento.

Saltan altaneros y lucidos
los espacios de amor infinitos,
que casi desnudos y a gritos,
sobre el campo de amapolas blancas
quedan para siempre escritos.

Imagen: Khoan Le

Corazón Soñador



Sabes que hay un rayo de magia
desnudándose en mi corazón,
donde guardo tu presencia
cada vez que caigo en tu tentación.

No quiero pintar los sueños
que no te pueda dar,
a veces me pregunto
si debo dejar de soñar.

Y cierro los ojos y me dejo llevar
cien minutos de sueño y uno de realidad,
me imagino cuantas veces te he podido asfixiar
en mis viajes fuera de la objetividad.

Yo sé que un día me quisiste
por mi forma de soñar,
pero hoy quiero pedirte
que me sepas perdonar.

Porque me consumo hasta el fondo del solsticio
de ese corazón que se desnuda
con la magia que me florece a ternura
cuando espero tus besos en silencio.

Sí, yo siempre te espero
con la imaginación colgada
y una rosa  perfumada
de este mi amor de sueños, pero sincero

Y es que yo sé que debo bajar
de las placidas velas de mi cielo,
poner mis pies en el suelo
y aprender a despertar
despertar, de esta forma de amar.