....................................................

Entre Renglones



Pensó que la tarde estaba muerta
esmerilo los nervios en el horizonte del mundo
y cruzo los patios de un hastío profundo
y se perdió en su locura concreta.
Ella llego en un verso inoportuno
tatuando el corazón adrede,
la pasión se mezcló con la sangre
y transparente llego a su destino,
salto en los espacios en blanco
de un septiembre inconcluso
y se hizo crisálida y ayuno
y sentimiento veraz y oportuno.
Nunca he podido saber
como el verbo se pudo meter
por los poros de mi piel
y hacerse fuerte y fiel
entre los renglones que mancharon el papel.
Tan solo se,
que te hiciste tendencia mía
luz felicidad y alegría
que no podía entender.
Y veloz se despedía la tarde
con tinta expandida entre suspiros
la sombra de un árbol por paisaje
y un viento de sabores inconclusos.
Medite las sensaciones
mezcladas de creciente incertidumbre
y la noche se cernió por costumbre
entre sombras mutantes e  insolubles.

En Mi Sueño.



Cabe un mundo en el remanso de tus brazos, donde cerré los ojos a la caída de la tarde, mientras tus manos mimaban la textura de mi mejilla y me propuse caminar en el silencio de mi letargo como un duende mártir y embrujado entre la calidez de tu cuerpo y la dulzura susurrante del concierto de tu corazón… fue tan fácil soñar!!

Había una luna menguante en el horizonte azabache, un reflejo plata y tus labios escarlatas, un silencio de compromiso que se rompe por una caricia dulce de viento sobre las olas de un mar sumiso y sereno, desprendido de la realidad, habitaba en tu mirada con la intención de fluir en la profundidad de  tus ojos y alcanzar tus pensamientos, quizás en ese momento no supe que lo más justo hubiese sido  morir de amor allí mismo, si, despacito y en silencio, cautivado por tu mirada, despreciando el tiempo que se detuvo en tus ojos.

Había rabia infinita y una culpa casi deudora a mi corazón, por no encontrar una chispa de realidad,  un rayo de luz por donde escapar con el sueño entre mis manos y hacerlo realidad, la noche era perfecta, de esas en la que un romántico como yo habitaría perdido en eterno vivir, si... pensaras que vivo colgado del auxilio de mis sueños y que nunca toco la realidad, pero es que prefiero seguir navegando en los sueños que buscan tus ojos, que despertar a la realidad que ciega mi corazón y desvanece sus latidos.

Te turba mi mirada y te saca media sonrisa, el escarlata de tus labios es un fuego pidiendo ser sofocado, me quemo en el caldo de mi sangre, que arden asfixiando las mariposas que todavía como el primer día revolotean en mi estómago… y yo pretendo controlar el tempo de mi sueño sin saber que se burla de mí, no hay distancia en el reloj que me marque los segundos para besarte y fundirme en el fuego escarlata de tus labios, sentir tu aliento y la calentura brava de tu piel, mientras camino en un danzar de solsticios despertados en tu cuerpo. .

Y la noche se hace más profunda, la luna se cae en la madrugada que le dice adiós y te descubro como una profecía llena de dogmas esperando mi fidelidad y me entrego, me entrego a ti en este divagar sin tiempo ni espacio, con un credo de pasión, en este silencio profundo en el que te tengo aquí en mi a merced de mis latidos.


              "Con jugaría las palabras de un sueño para ti y así poder expresar lo que se siente cuando me habitas y me derrotas en sumisión de amor."




Imagen de la artista Mimi Yoon 

Aroma De Lis



Quema como la punta de un iceberg girando,
la eternidad es un deseo que hiere a voces
y se deja deslizar con miedos precoces,
de este corazón se van deshojando
la fiebre de una primavera voluble,
que marcaba sinfonías perennes de locura
en gelatinas de aliento soluble,
se inflaman, con el frio de la duda,
que se aflige en el pecho y erosiona
la ternura de una sangre consumida
a la vista de una mediocridad que reacciona.

Prendo delirios en blanco descorche,
con glaucos vapores
que trovan con pícaras voces,
ocultadas en la sombra de la noche
se lanzan órdagos de lujuria
que vislumbran furia
o tal vez desesperación,
entre los meandros infinitos
de una desolada pasión.

Viajan hirientes las clausuras oscuras
que se quedan en las bocas mudas,
perdiendo la gallarda valentía
para encontrar frondosas elegías
o sumisiones a contextos
cargados de incestos
en el doquier de una osmosis de sin sentido.

Prende…
entiende…
comprende…
dice,
predice,
y corrige.

ni dictado de potencia,
ni palabra de sentencia,
vuelan a dejar su legado,
pues hay solo corazón
aullando de comprensión,
pretérito de calvario
que solo los dedos de una mano
ensangrentados del vacío solitario,
gotean…
por la herida que una espina de rosa,
dejo.