....................................................

Feliz Año 2016

A todos los que habéis pasado por este rincón a dejar un poquito de vuestro preciado tiempo en poner vuestros sentidos entre cada uno de los versos que con toda humildad se me escaparon del alma GRACIAS, GRACIAS por estar y desearos lo mejor en vuestras vidas para el próximo año.






Infinitud




Es tan triste saber que aun me lastima el sentirte lejos, que en el centro de esta oscura realidad no puedo concebir que tu eres ausencia, me multiplica la tristeza y me elevo a un exponente de abatimiento irracional, donde la lógica me susurra palabras de animo que rechaza mi corazón, sabiendo que la distancia me destruye y me inunda de soledad, podría cerrar los ojos y alcanzar lo que necesito de ti, y en un sueño, con inmensa mesura acariciar tu piel y la levedad de tu textura, hacerte firme en esta orilla de mi vida en la que necesito tu contraste para no derrumbarme y sentirme seguro.
Y tu, caminas por tu espacio, buscando en los rincones de la vida con esa felicidad que nunca intentare trastocar y que desde el ángulo de mi mirada me hace sentir enormemente enamorado, no quiero que cambies ni un ápice el rumbo de tu vida y dejes de ser feliz, eso entristecería mas mi corazón, sobre todo, si soy efecto causa de ello.
Prefiero vivir a  ese margen exterior de tu vida sin ruido que me haga irrumpir en ella como un mendigo de voluntad, mi amor se quedara levitando en el fondo de mi alma enjugando sus lágrimas hasta el final de los días con tu recuerdo. 
Se preña mi sentimiento de clausulas de aliento que buscan un acertijo incontrolable en la usura del miedo y la impotencia muda que margina el sur de mi corazón, corazón que calla entre lágrimas de dictado que nunca verán su luz, pero que bañaran mis mejillas en cada amanecer que sintiéndote a mi lado no reconocerán tu ser.
Mentiré a la vida como el mas absurdo bellaco que burla su conciencia y en mi traición suplicare el abrigo al abismo del silencio para que me encarcele para siempre en el destierro de un amor constante y lleno de infinitud.

En Un Mar En Calma.


Imagen: Vladimir Fedotko


¿Te acuerdas
de cuando al mirarnos
se detenía el tiempo?

En un mar en calma
arrío las velas de mi barco,
no navegan ya mis sueños
sobre el rizo de las olas
que una vez me arrastraron
a la estela viva de tu vera,
ahora estoy anclado
en este amor inconcluso
que se mete entre pecho y espalda
con las manos atadas
y la palabra marchita.

Prendido al ancla de mí calma
me haces nieve pura
entre tus días soleados
y aun sin viento que me lleve
voy a la deriva
por este mar de deseo
por el que se escapa tu vida
entre las grietas de la mía.

Como un nenúfar que corre por el rio
buscando la distancia para su libertad
viajas buscando tu facilidad,
atajos de risa y ansiedad
asfixian estímulos ingratos,
rumores ahogados en silencio
refugio inerte de mi espera,
desfallecen desde dentro  hacia fuera
y caen en el abismo de la sombra

que eclipsa mi fortaleza.

Musa.



"Yo creía que los poetas eran valientes
ingenieros capaces de controlar el deseo,
profanos mártires trazando puentes
cosidos en la piel a puntadas y sin flaqueo."


Las copas  sobre la mesa
que separaba el peligro de los impulsos,
el rubí  reposado irradiando a cereza
las palabras trenzadas en placidos discursos,
en mis ojos el reflejo de los destellos
de una gota de caldo divino
humedeciendo el perfil de tus labios
y un vago delirio
de notas danzantes de misterio
sobrevolando los pensamientos.

Un velo inconmensurable de tortura
posado en el rojo que viste tu cuerpo,
mi voluntad naufragando
en la dichosa locura
que le prometen tus encantos,
una resurrección de instintos
en el calor que siente mi mano
cuando posa una caricia sobre tu mano.

Y pierdo los privilegios de mi constancia
en el desorden que me provoca tú beso
y mi mundo se pierde en tu fragancia
cuando me afanas los instante que me presta el tiempo.

Asido a la textura que tu piel me ofrece
te hago musa en el olimpo de mi mente,
te dibujo alas de inmensidad
que nos unan en inspiración toda la eternidad
y sobre vuelo el bosque de tu vida
donde trazo un poema de color,
versos extasiados

clavos aguerridos de amor. 



Fragil


Mi palabra
veleta frágil
que gira el viento,
lirio suave
grácil
escarcha de mi pensamiento.

Tornasol de carne
caricia de cielo,
filos de lamento
luto constante,
desnudo miedo
clavado de sentimiento.

Un te quiero,
reprime…
su viaje al firmamento
brizna de ilusión
que mata mi lengua.

Dedo en tus labios
callados, sellados,
amor hundido en el alma
deseo que clama
grito desesperado.

Luna es la palabra
pequeñamente dictada,
duna en mi pecho
de arena que avanza,
prenda de silencio
soñada flor de helecho.

Consumido.



Aleteo en la noche que me roba los sueños
soy una luciérnaga sin cielo por iluminar
y es que, no hay cielo donde volar
a tu lado pese a mis empeños.
Sé que caminar por el tejado
sin poder iluminar la aurora
me deja consumido
a la nada callada
de una impotencia soñadora.

Tan solo me quedaría morir
atravesado por una bala de poesía
que me hiciera sentir
lo que sentí cuando tu cielo me cubría.

Y yo le propongo a la diosa de las auroras
que me deje despertar
en un mañana donde pueda olvidar,
donde poder desplegar
de nuevo mis alas a volar,
despertar...
volver a empezar.