Atalayas Latentes.



Esbeltas las piernas,
se alzan de puntillas
sobre los dedos desnudos
de unos pasos acompasados
que golpean percusiones
de tenue silencio,
en una procesión
de sensual intención.

Tras el prisma del vaso
que sostengo en mi mano
se delatan los vapores
de un seco escoces
y en el mar de sus sabores
bailan seductores
su atrevida danza tus pies.

Se turnan mis manos
acariciándote se pierden,
entre las avenidas de tu espalda,
por las riveras de tu vientre,
caricias de vértigo gozoso
inercia desafiada,
ojos donde se esconde el olvido
y yace la gloria colgada.

Tu tentación se posa a mis pies,
impaciente me rindo a tu ambición,
suplica improbada
que mis labios callan.



Los privilegios te pertenecen
en el que hacer del amor,
tus labios hierven
de febril ardor,
inclinados doblegan
rocallas sin pudor,
a orillas de mi vientre
tus ojos roban mi ternura,
desalmado me vuelvo transparente
en un cielo desbordado
de atalayas latentes.

4 comentarios:

  1. Maravillosa danza de seducción… Una verdadera oda al sentir de la piel que tienta, siente y palpita, provocando el dulce florecer al deseo y la pasión…

    Precioso, Agapxis… Un placer, amigo.

    Bsoss y feliz finde!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ginebra, me encanta que lo describas así, es perfecto.

      Besos.


      Eliminar
  2. uufff qué digo Poeta, exquisito, logras que despierten los sentidos divinamente bordado , me encantó !!! me alegra leerte un beso desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
  3. Me ha impresionado la sensualidad latente. Me ha gustado mucho, amigo poeta. Es un abrazo cálido y dulce cada verso.

    Mil besicos.

    ResponderEliminar

Hola. Gracias por tu comentario.