Alas rotas.



Todo era distinto,
solíamos decir las
palabras mágicas
casi sin descanso,
volábamos invencibles
hacia mundos lejanos
con los ojos abiertos
y el amor en nuestras manos.

Incendiábamos los pasillos
como guerreros del relámpago,
jugábamos en la noche
pateando el asfalto,
todo era distinto,
la complicidad
vivía en las pupilas
y el sexo narcótico
enredado
en nuestras pieles sin descanso.

vivíamos intensos
aplicándonos los ungüentos,
masajes de vida
burbujeantes sin medida.

Alas rotas,
trajeron los delirios del viento,
alas rotas,
cicatrices del tiempo,
todo se agota
cuando lloran los silencios
y nadie salva
del abismo al sentimiento,
alas rotas,
lirios marchitos de juramentos,
abre tus ojos
que entro en tu pecho
a sembrar el verbo amar
que de no usarlo
se nos va a olvidar.


Imagen: Amy Sol

4 comentarios:

  1. Esas alas siempre cicatrizan... (Re)volar…y avivar la llama, y cual semilla y con mimo, dará su fruto…

    Bellos versos, querido amigo…

    Bsoss enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es cicatrizan, solo que las cicatrices se hacen dictados de recuerdos que suelen pesar mucho.

      Gracias Gin por estar.

      Besos.

      Eliminar
  2. Mi amigo poeta, he leído varías veces esta maravillosa composición y, no puedo más que decir que es maravilloso como lo versas, dándole esos giros que transmiten tanto y de distintas maneras.

    Mil besitos.

    ResponderEliminar
  3. Tu poema amigo relata la verdad de tantos, ese momento nefasto en que la magia comienza a desaparecer y los silencios dominan entre dos que fueron pura palabra, pura poesía. ¿La fórmula de la solución?.. ojalá pudiese saberla y escribirla tan bien como tu escribiste del problema.
    UN ABRAZO.

    ResponderEliminar

Hola. Gracias por tu comentario.