Perdida.

Blueabyss 17 404


Tú no te das cuenta
que te has perdido en tu regreso,
que no has borrado la huella
sobre la arcilla de aquel universo,
te descubriste mujer
con la lentitud de olvido
y en las mieles de mi ser
lamiste la esclavitud de mi sentido.

Construyo castillos de devoción
a la sombra de tu cuerpo desnudo
y en tu llegada descubro
una danza de conspiración
que seduce y desgasta
mi orgánica demencia
y la reduce a cenizas de impaciencia.

Me propones tus pechos
ofreciendo tus pezones
y enredo mis sueños
en su aureola de sensaciones,
viaja inconclusa mi lengua
hacia el monte de venus
demarca un rio de arena
y vence el muro de tu aliento
con un gemido al viento.

Vuelves perdida de tu universo
en la arista de un éxtasis de tu sexo
que prolonga placer en el retroceso
con la mezcla de dos lenguas en un beso.

Palabras Concebidas








Agapxis


En la oscuridad de este pozo que hay aquí dentro
por la que directamente desciende de mi conciencia al alma,
para esconder el llanto errante de mi pluma
de la que manan palabras vestidas de negro
que persiguen mudas fluir en tus madrugadas
para quedarse sentadas a horcajadas
entre tu pecho y tu espalda.
En el misterio de un anhelo
que suave busca besar el cielo
guardo impalpable un secreto
que te baña de amor discreto.





María 

Se dilatan mis venas 
avivando el fluir de mi sangre, 
cuando columpias tus dedos
por entre los encajes de mi pecho,
y con cada eslabón del rosario,
vas tallando tu nombre,
incendiando el quejido
en el universo de mi cuerpo.

Y se me abre la vida ante tus ojos,
contorneando el sentimiento,
inhalando tu aliento,
flexionando mi alma,
cuando retuerces tus gemidos
sobre mi blanca piel de seda.




Agapxis


Por el celo de tus ojos que me pertenece
y que se hace enigma en un hilo de locura,
por esa piel de seda, por su tersura
abanico de tabú que se me expande y crece
y se hace impreciso y súbito esplendor
en el valle en que se siembra mi amor.

Por las palabras que nacen en tus labios,
que me llevan perennes a tu constelación,
por la mirada que se esconde entre los silencios
y habita viva entre los milagros de tu inspiración,
desgarro este ahogo para encender la vida
hacer mi letra audaz locura sentida
que trepe atrevida y lisonjera
y se haga verso digno a tu vera.





María 

Es por el regalo de tus pupilas,
las que arquean las mañanas de mis días,
y por el rubor de la lluvia fundida,
en el latido que regenera cada húmedo beso,
cuando el diluvio empapa nuestras bocas,
exaltando la tempestad en nuestros cuerpos.

Es por tu esencia que huele a vida,
bajo el influjo de mi mirada,
cuando desafías el vértigo del silencio,
y me haces cómplice con tu aliento,
encadenado a mi suspiro,
deslizado por mi cuello,
desnudando mis emociones.







Agapxis


Cautivo verbo que condensa pasiones
prados románticos escritos que trazan
sendas que recorren caminos que llaman
al tintineo constante de los corazones.

Aire impregnado de elixires de vida
viento de vigila intensa y fluida
voz que susurra en el alma escondida


palabras, palabras concebidas.

Lloran las Ilusiones

Imagen de la red.



Se ensamblan adheridas a la carne
y calan perfectas en el corazón,
se cuelan en el bullir de la sangre
y los sueños les dan intensidad y pasión.

Fuego en mis brazos
para llevarte al infierno,
dulzura en mis labios
para subirte al cielo,
tañidos de carne,
tu carne en vela,
endulzo tu vientre
con hermosa quimera,
disperso la luna
en tu noche secreta
y me cuelo en la senda nocturna
de a placeres perfecta.

Abro tu espera
con impaciencia severa,
desfloro con empeño
el ansia que habitaba en tu sueño.

Lloran las ilusiones
placeres en tu cuerpo,
entregan comuniones
orgasmos de tiempo,
que se ensamblan en la carne
y robando en deseo
se calan en el alma,
preludian la calma.

Agujas de Sol



Agujas de sol que tejen un atardecer
con hilos de oro que solo yo se ver.

Huéspedes alados y tardíos
llenos de intenciones amorosas,
decrépitos y ruines verdugos
de falacias perplejas
caminan en despecho tirano,
son amigos que nunca se amaron,
criterios hechos para el destino
que proclama la tempestad de los latidos
y que de espaldas ellos se reclamaron
con las manos encallecidas
de esperanzas obtusas
en la tempestad de los días
que ni yo sé, ni tu sabias.

Hilos de plata que quieren coser y juntar
una luna rota que no puede ya amar.

Vendaval de palabras dispuestas,
para abrir un corazón mortal
con partituras impacientes
que hagan sonar
sonatas de emoción sin igual
capaces de vibrar
al son de los que quieren amar.

Y qué más da, si el sol se marcha por el ocaso de la tarde
Si tengo la oportunidad de tenerte para amarme.

Meraki.

Imagen: Laura Wächter - Devoción e indiferencia
Desploma el sol de medio día
mientras sobrevivo al aquelarre
bebiendo pócimas de sangre
que me hagan creer en mi hombría,
como Bukowski tengo un pájaro en mi corazón
queriendo salir, escapar de mí,
mas yo, en contra de su razón
le dejo que se marche de aquí.

Capturo sentimientos
al borde de los laberintos
y ellos creen que soy distinto
construyen falacias
entre risas y gracias
que atan un nudo infinito
que marchita mi grito.

Duermo entre las fauces de las horas
con el secreto diluido
entre mis propias fronteras,
sin que llegue el olvido
impuntual a mi asilo.

La constancia vive fuera
y yo dentro me construyo una esfera,
adiestro mi expresión
y elevo los exponentes de intención
a una máxima potencia
que me preparen para la evasión,
no huiré del mundo
sin darle la libertad
a ese pájaro moribundo
que vuela en mi propia gravedad,
pondré un anhelo de elite
en mi pecho herido
y haré el amor a la vida
regalando ternura a la gente
para ser comprendido
eternamente.














Fragmentos Desordenados




Fragmentos desordenados
de mi corazón lanzados al viento,
borrones de tinta olvidados
cobijados por el abandono de mi atrevimiento,
lluvia de lágrimas fatigadas
que fermentan mis palabras tensadas
en un mar de ilusiones saladas.

Tu brotas prisionera
de una ceremonia de sueños
que te hacen sirena
en tus propios infiernos,
penetras como un dolor impaciente
en la incertidumbre que ansía mi carne
y perturbas los enigmas de mis palabras
con besos de naftalinas condesadas,
cruel el destello de las horas
que ya no ofrece pañuelos
a la fatiga de las lágrimas,
se enmoheces los consuelos
en el jardín de los adagios,
donde ya no reinan
los latidos envolventes
que hechizaban a mi mente.

Filamento

joseph Boin a.k.a. destroy

Filamento fino
péndulo de sospecha,
código que encripto
en espirales con punta de flecha,
hilo que ata tu vida
espiral maridada de luz infinita
y entre tus piernas
ojales de cerezas sempiternas
que enhebro de pasión exquisita,
tul de terciopelo
donde el deseo arroja margaritas.

Arriesga el corazón en su intento
Y se hace incandescente el hilo
del fino, filamento. 

Ocaso De Luna.




Ansiedad que vela tu hechizo
distancia voluntaria de silencio,
labios desteñidos de amor en duelo
fuiste milagro en mi propio exilio,
lágrima fingida de noche
siembra inmortal y derroche
de un hastío consciente de duda
que, cosida de amor, te dejo muda.


Bravura que ungió la dulzura latente
santificando mi adicción,
perenne por siempre
yaces ya, en mi corazón.

Encuentro.



Me quede un instante
al borde de mis ojos sedientos
y sentí tu voz enredarse
en la cuerda de mis pensamientos.

Te desnudas con sigilo
ofreciendo a la noche tu destino
y me ofreces el cuerpo en vilo
desgranando al tiempo
cada uno de sus racimos,
desordenas mi paciencia
devorando mi coherencia
mientras caminas desvestida
insinuante y lasciva.

Tus manos en mi pecho
avivan el fuego de mi textura,
te mezclo entre mis brazos
sellado con un beso tus labios.

El arco que junta tus piernas
me hace prisionero de tu deseo
y te deslizas sobre mi cuerpo
entre las finas cortinas
que se desbordan de tu pelo.

Siento tu pecho con avaricia
friccionar con sus caricias
en el valle de mi pecho
mientras me atesoras en el lecho.

Las miradas se hacen nítidas
y en la emboscada de los deleites,
los ardores se hacen urgentes,
se hablaban los latidos
con voces de gemidos
y al calor de tu centro
me acoplo a tu movimiento.
tiembla la alcoba
con tus gemidos de loba,
tiembla enero
y tiemblo yo de goce entero.

Brisa.

Mu Lei © - Despliegue de la quietud del tiempo


Sustento de oxigeno suave
y contiguo fundido de pasión,
inquieto martirio con llave
de las puertas de este corazón.

Suave arrullo sibilante
en almizcle suave de verso,
suspiro de brizna exhalante
verbo configurado y preso.

Eres, vestigio tácito de juramento
que se desangra en ansia sin medida,
de un cerco de empeño obstinado
a contraluz en el concierto de mi vida.

Volátil roce silente
fresco en el verso que escribo,
pues eres aire inminente
que sobre mi cuerpo sin abrigo, recibo.


Desafío prometido de esperanza
que sobre mi piel se hace victoria,
te arropas concebida en mi alma
y creces como glauco tallo de amapola,
en una emboscada de caricias a mi memoria.