Aire.



Hubo un instante
en que te aferrabas al aire.

Sentí la urgencia
de mirar entre tus muros
y reivindicarme
en la fragilidad de tu deseo…
pusiste tus manos en mi cabeza
y me empujaste
a tu mundo ilimitado.

Recuerdo el manjar de tus labios
como un azúcar goloso
esperando
para ser devorado,
mi aliento
quemándose en la piel de tu fruta,
palpitando
ante la caricia enardecida
de mi papila encendida.

Tu voz sonó
en el desierto de los jadeos
donde se consumían
mil impulsos contenidos,
sentí tu velocidad
apretando mi nuca
invitándome
a ser generoso con tu ansiedad.

Paseé por el borde de tu intimidad
con mi lengua ensalivada,
dispuesto
a conocer tu madrugada,
a saber
donde se inunda tu textura,
a embriagarme de los aromas
de tu jardín interior.

En tu convulsión,
sentí tu corazón
arder en la combustión
de un horizonte de deseo
y en el secreto de un misterio infinito
mi hombría
creció en la excitación
de una esperanza húmeda
que me enajenaba sin fatiga
a conseguir
derramar el manantial de tu vida.

El reloj se desbordo
en un temblor canalla
que te puso un grito de agonía
entre los labios
y mientras te retorcías
reflejos sentía,
claros de luna
y pétalos blancos
en tus ojos crecían.

sé que el aire al que te aferrabas…
se consumía.

7 comentarios:

  1. Qué cosa más bonita! Es uno de los que más me ha gustado. Precioso de verdad!

    ResponderEliminar
  2. Mi querido poeta... qué manera más elegante y exquisita, para describir tan pasional escena… Un verdadero lujo, poder deleitarme con estos versos, que saben a piel que palpita, en los brazos del placer…

    Precioso…

    Bsoss enormes.

    ResponderEliminar
  3. Cuando vemos el amor con su sexualidad, con los ojos de la espiritualidad, todo se transforma y podemos experimentar algo sin nombre, algo infinito.
    - pusiste tus manos en mi cabeza
    y me empujaste
    a tu mundo ilimitado.
    - mi hombría
    creció en la excitación
    de una esperanza húmeda...

    Precioso entero, cada verso, cada estrofa.

    ResponderEliminar
  4. Haces arder en deseos, en latidos desbordados, haces creer que existe la magia porque así lo expresan tus versos, amigo poeta. Haces nacer el amor y que el sentimiento se vuelva enajenado.
    Exquisito leerte.

    Mil besitos y buen comienzo de semana.

    ResponderEliminar
  5. Labios que endulzan el jugoso palpitar desbordando hasta el alma más sagrado, perdiendo la razón hasta hacer arder el corazón.

    Es tan sumamente intenso y apasionado tu poema que haces delirar los sentidos.

    Muchos Besos, mi admirado Poeta.



    ResponderEliminar
  6. Creas magia impregnada de latidos, todo un deleite cada palabra, cada estrofa, Agapixs
    Mi beso.

    Cito:
    "En tu convulsión,
    sentí tu corazón
    arder en la combustión
    de un horizonte de deseo
    y en el secreto de un misterio infinito
    mi hombría
    creció en la excitación
    de una esperanza húmeda
    que me enajenaba sin fatiga
    a conseguir
    derramar el manantial de tu vida."

    ResponderEliminar
  7. que lindo es recordar y viajar eso dulces encuentros en eso dulces labios no? y luego esos claros luna ese reflejo que te atrapa , precioso !!! un beso desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar

Hola. Gracias por tu comentario.