Aquel Viento de Primavera




Era tan solo un sueño,
un delirio que fluía
como canícula de deseo
en una tarde de primavera,
era un viento fresco
con jirones de debilidad,
prometía el cielo con su azul
unos matices tenues
tatuando tu piel.

Estabas allí,
estoy seguro que estabas allí,
donde se prodigaban tus labios,
donde yo era viento
tendido en tu lecho
esperando embriagarme
del fervor de tu reflejo,
lentamente,
suavemente,
roce las dunas de tu piel,
estabas allí, lo sé,
como aquel viento
de una recién llegada primavera,
como un bosquejo
de claridad prematura,
sentía tu ternura
hundiéndose en mí.

Te juro que no podía saberlo
no podía quebrar mi razón,
quizás imprecisa mi mente
alcanzaba otra dimensión,
pero yo te sentía,
en la árida asimetría
de aquel solsticio,
en lo más profundo
de un amor que nacía,
que nacía y crecía
al tránsito de un viento
en un sueño de primavera.

6 comentarios:

  1. De una suavidad deseable, así es el amor cuando su aspiración es verdadera y eterna.
    Un lindo día para ti amigo, tus versos fueron un nutritivo despertar para el alma.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso me llena de satisfacción y me hace sentir bien motivado para seguir escribiendo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Ese sentido que se intuye más allá de la piel… que se (pre) siente y se vive su latir… Esa brisa que acaricia y muestra su dulce voz, vestida de tanto… tanto amor…

    Siempre bellos tus versos y tu sentir, querido amigo…

    Bsoss miles, y muy feliz semana.

    ResponderEliminar
  3. La primavera... Arranca esa frescura romántica que emana libre y latiendo entre verso y besos...
    Bellísimo poema, amigo poeta.

    Mil besitos y feliz noche.

    ResponderEliminar
  4. Con tus versos no solo tatúas el papel con la tinta de tu escritura, sino la piel que te disfruta leyéndote desde la sensibilidad que llega hasta lo más profundo del alma, tanto o más que una caricia, y es que hoy tus versos así laten, desde la sensibilidad de tus versos con el viento acariciando las pupilas de nuestras miradas.

    Sueño de primavera desde el viento que se posa en la almohada del pensamiento hasta tocar el paraíso.

    Un placer leerte, Maestro de la Poesía, te admiro.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Es un poema lleno de belleza, de delicadeza,de piel...Me encanta!

    ResponderEliminar

Hola. Gracias por tu comentario.