....................................................

En el rígido lienzo.



Rígidos los lienzos
volaron errantes
desataron en secreto tus lazos
de colores grises
a pasteles con contrastes.

Etéreo viajo en tu trazo
persistente y efímero en el me plasmo,
en el abrigo del paisaje que cobija tu abrazo
nace un compás de eternidad inmenso
entre tules de incienso
vapores de fantasía
humean el presagio de una melodía.

Atalayas de tu ser
se sostienen en su sombra,
juramento de mujer
que en secreto me nombra.

Me desvela el rumor de tu verbo,
su apariencia verdadera,
palabras que pintan el cielo
donde habita mi ceguera,
me desvela la tentación
que viaja en tu silencio
tejiendo la constelación
en que se dispersa mi reflejo.

En el rígido lienzo
te vas distante,
pinceles delirantes
desdoblan ofrendas al recuerdo
caminan inconclusos
áridos caminos de soledad.


¿Dónde estás?





¿Dónde estás?
que no encuentro tu nomenclatura,
las palabras justas,
un miedo cosido con sutura,
tres pétalos de amapola
terciaban tu pecho,
la agonía de mi labio
destilando deseo
cruzaban mis punzadas
destellos sin trecho,
surcando la aureola
que se eleva al cielo.


Blandea la lengua
avidez de su centro,
diptongo creciente
de inercia tenue,
presión lisonjera
que el corazón siente,
energía que se libera
en el temblor de la sienes​.


Atalayas consumidas
en miradas al horizonte,
inercias estremecidas
de aliento creciente,
dimensión obscura
en el resplandor de un sentir,
tan extraño…
como la exactitud
de una vida
que no me pertenece.