Omisión.




Callo la voz de mis ojos
donde reina la cordura
de un idiota
y en la simétrica vergüenza
eyaculo versos
en una contienda de hombre
que no traiciona su ego.

En la mirada
crucificado el silencio
y en la carne
trampantojos de hambriento lobo.

Ahora
se fronda el deseo

en mi dulce clemencia.

6 comentarios:

  1. Oh Agapxis, qué poema más intenso, tan bello,tanta emoción y calor.
    Me ha parecido bellísimo!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que así sea luna roja.
      Abrazos! También para ti.

      Eliminar
  2. La pasión y fuerza se desborda por tus letras.

    Chapó!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La pasión, la fuerza y esa esencia que no puedo evitar dejar volar.
      Gracias por tus letras María, besos.

      Eliminar
  3. La mirada calla lo que la carne siente... a veces se confabula haciéndose cómplice y en otras... impertérrita pupila.

    Mil besitos, amigo poeta.

    ResponderEliminar
  4. Asi es Auroratris la complicidad siempre puede estar presente, aunque no se manifieste.
    Un beso y felices vacaciones.

    ResponderEliminar

Hola. Gracias por tu comentario.