Me retas con tu mirada.



Me retas con tu mirada.
Lánguidas las magnolias permanecen en el jarrón,
estímulos que quiebran
un brindis que desafía el pudor,
quemo la tarde
en lo real de sus limites
que la descifran cotidiana
y te juro que me sublevo
a mi calma sin hambre,
mientras agazapada en mi interior
se me despierta la gana.

Atesoro el deseo
que me ofreces tras tu tanga,
aromas de sexo
que dejo en mí se expandan,
levaduras para mi cordura
fermentan en el menguante
que me reta debajo de tu falda,
delicia generosa
que mi mano hurta
y busca mi boca.

Metáfora de noche
cielo que pinta mi lengua,
caricia sin tregua,
estrellas que gimen,
luna que tiembla.