Errante desorden.




Errante desorden.

Soy hombre en la encrucijada del deseo
la luna parábola iluminada
que en esta noche
convoca una maldita abstracción
que me derrama en el deseo de tu piel
Adán duerme en mi sangre
con la revolución del pecado
y esa necesidad de ungirte
en la destreza de un verso
o en lo profundo de un gesto
que haga de tu ansiedad
un delirio de inmortal satisfacción.

Celindas tibias, me emboban tus sombras,
cuando confirmo en mi temblor
el aroma que nace
en el páramo de tus pechos,
hielo desecho por el vino
que derramas en tu cuerpo
como mieles de incitado ardor,
tus manos sugieren el camino de las mías
en esa guía ciega de urgencia
que me abre la frontera de tus muslos.


Errante desorden,
ocupo tu verso
en esta encrucijada de sexo
en la que me elevo,
escribo y te amo
en este universo
en que los sentidos

se hacen intensos.

7 comentarios:

  1. Adorable e incitante recorrer tus versos como se recorre la curva de la pasión, la que se instala en la yema de los dedos cuando se desliza por la vorágine de una piel.

    "Adán duerme en mi sangre..." me encanta, amigo poeta.

    Mil besitos y feliz inicio de semana.

    ResponderEliminar
  2. Nada mejor que saber expresar deseos de la piel a través de versos elevados en categoría y belleza. Te felicito amigo, son para sumergirse en ellos.
    Buena semana con un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Me envuelvo en tus letras.mienras te leo.
    Lo que fuimos no lo somos mas es por eso que he decidio no pensarte mas


    Un aplauso a tus letras

    ResponderEliminar
  4. Bellissima la poesia che esprimi in questi versi,
    l'intensità di un viaggio verso l'infinito dei sensi.
    E'un piacere per me leggere i tuoi scritti, un abbraccio.

    ResponderEliminar
  5. Como dice Auroratris, es un paseo por el placer, delicadas tus letras que se llenan de pasión a medida que los versos nos narran esta historia de amor.
    Un abrazo! Me ha encantado!

    ResponderEliminar
  6. Para saborear tus letras que están escritas con delicadeza, sensualidad y belleza, amigo Agapxis, la verdad es que es una delicia leerte, y sentirte, y es que tus versos hacen latir.

    Un placer siempre leerte, unas veces desde el silencio, otras desde la voz de las palabras.

    Feliz noche.

    ResponderEliminar
  7. El deseo se desliza y exuda por cada uno de tus versos, en esa danza de líneas curvas y exquisitos senderos que llevan al placer intenso y eterno; cuerpos prendidos…

    Precioso, querido amigo… Siempre un placer leerte.

    Bsoss enormes.

    ResponderEliminar

Hola. Gracias por tu comentario.