Esta incógnita diseminada en mi.




Se suman en el exceso
doble de un reverso,
precipitan las promesas
y se hacen lejanas y espesas,
lamer la ansiedad
en esta intensidad,
asoma la fisura
desclavando la locura.

La he visto acercarse en la noche
entre sueños y a contracorriente
hundiéndose en mi bramado
desvelando el secreto tapiado
que duerme inminente
entre los muros de la muerte,
frio mi temblor
lo enmascara y lo hace portador
en la parsimonia de decrepitud
que me extirpa la juventud.

El viento se escurre entre las manos
un cinco en la cara de los dados,
el riesgo jugando en mi pecho
y un latido perfumado y estrecho
que cincela este desvarío.



Siento como lo eterno se hace temporal.

12 comentarios:

  1. Las incógnitas que van entrando en nuestro corazón se diseminan como dices, y causan a veces tanta desazón.
    Donde todo parece lo que no es, o todo es lo que parece. Sin embargo muchas veces esas mismas incógnitas son las que nos hacen revivir.
    Un poema excelente!
    Fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poco a poco se van despejando, pero también te demuestran que el camino se acorta.
      Gracias luna por estar, un abrazo.

      Eliminar
  2. Bonito poema, con el reflexionamos las dudas de la razón, las preguntas del corazón. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que al menos sirva para eso, hacer una pequeña reflexión interior,
      Gracias por estar Ester, un abrazo.

      Eliminar
  3. Cuando los años suman algunos conocimientos, ante lo que es puramente emocional, mientras más creemos saber y deseamos controlar, menos sabemos y menos dominamos. Más aún cuando alguien nos altera el equilibrio. Me encantó tu verso final... Excelso!!!
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez, creo que es un compendio de todo, valores, azar, conocimiento, etc.de algún modo nos va haciendo cambiar el camino de la vida y la forma de verla.
      Gracias Paty un abrazo.

      Eliminar
  4. Wuuauuu qué desvarío más original en el desclavar de la locura, inmensamente maravilloso este poema, que me dejó embobada al leerlo.

    Mi admiración, Poeta.

    Feliz noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me digas que no tenemos que recurrir a veces a esa locura, para poder segur adelante, tanta razonalidad no debe ser buena.

      Abrazos, besos María

      Eliminar
  5. Y una vez más, y de la mano de tu maravillosa pluma, me adentro en ese Ser que somos y nos inunda… Aquel que late inmerso en divagaciones en esa búsqueda infinita de saber (nos) y sentirnos… Y bendito viaje aquel que nos hace deambular en nuestro yo más profundo… creciendo, enriqueciéndonos...

    Un placer, mi querido amigo.

    Bsoss enormes, y feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ginebras, siempre es placer sentir tu huella en mi blog.

      Besos.

      Eliminar
  6. Un poema visceral... exudando lo cotidiano que nos abraza al llegar la noche, aprovenchándose de esa oscuridad se cuela y late su vicio junto al nuestro...
    Amigo poeta... admirable y no digo más.

    Mil besitos para tu tarde.

    ResponderEliminar
  7. Un tema que se ha convertido en temporal pero que resulta eterno en la memoria para quién lo lee. Vengo de leer tu relato de la página de Ginebra ''Entra y verás''; ha sido muy interesante conocer todos esos sentimientos que han surgido tras abrir la puerta azul. Gracias por la experiencia.

    Un beso,

    Noa

    ResponderEliminar

Hola. Gracias por tu comentario.